JOAN AMBRÒS

Rabia

Rabia es enfado acumulado, hacia esa persona que nos ha molestado, a eso que ha pasado.

Frustrado me siento por tanto descontento. No me sale nada, mi autoestima atolondrada.

La rabia es disgusto, no estar a gusto. Es humor torcido, susceptible e irrritado.

La flexibilidad mengua

El enfado es reacción ante aquello que nos fastidia, la tolerancia disminuye, el límite se acerca.

Tras varias experiencias difíciles de tolerar y acumulación de enfados la olla está que explota.

De explotar hasta agresión puede llegar, sea verbal o física contra uno mismo, contra alguien en concreto o los demás.

El pantano de la rabia

La rabia es adaptativa, impele a resolver lo molesto.

El pantano de rabia se empieza a llenar, demasiado lleno, es hora soltar...

De no soltar se empieza acumular y a sufrir por reprimir.

El pantano está que se desborda, ya no cabe más, y se bloquea el flujo de energía. Lo que no se mueve crea toxina.

Toxinas como frustración, impotencia e indefensión quedan acumuladas y generan presión. 

Abrir el pantano de Rabia, soltar la presión e ahí la cuestión.

Que si presión sanguínea y ritmo cardíaco alterado.

Que si niveles altos de adrenalina y noradrenalina.

Un grado de rabia excesivo puede tener muchas consecuencias físicas y mentales

Conflicto al canto, que no sea de espanto. El resentimiento, la irritabilidad no son buenas, de verdad.

De la rabia a la ira, con ira se busca, además, destruir o anular lo molesto, la ira implica venganza. 

El odio sale cuando no se puede satisfacer el deseo y con la destrucción de lo deseado se busca eliminar el objeto de deseo y el sentimiento de frustración. El odio también implica venganza o insistir y perseguir hasta vengarse. 

La cólera sale por intensa frustración, contenida durante demasiado tiempo. Sale como impulso destructivo de poca duración y a modo explosión contra el mundo.

RABIA

Un trato indigno, injusto, abusivo y dañino provoca rabia.

Si la rabia se acumula y dura mucho afecta al funcionamiento del cuerpo pues fuerza contenida no tiene salida y daña el interior.

Por ejemplo la tensión excesiva de rabia modifica el estado del cuerpo, tanto es así que hasta un rodilla puede sufrir.

Depende de la persona y su condicionamiento corporal pero hasta las encías padecen por rabia...

Seguiremos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categories

Tags

Desdoblamiento del tiempo Deseos Imaginación Invertir en pensamientos Neville Goddard Ordenar la energía motivacional Orden de la vida Realización Relaciones efectivas