Visualizar

La visualización

El acto de visualizar es generar una imagen en tu mente. Por ejemplo,  cerrar los ojos y representarse el lugar donde estás. Se puedes ver en la mente.

Al principio puede  que cueste representar en la mente o no se perciba igual, con entrenamiento se mejora la capacidad.

La imaginación es poderosa, se dan casos que solo por el hecho de imaginar el deseo cumplido después aparece en tu realidad física.

El entrenamiento de la mente para visualizar requiere una preparación y adiestramiento. El entrenamiento es repetición y a veces ayuda un coach que facilite el procedimiento.

De ponerse a visualizar mejor tener en cuenta que la mente necesita disciplina y se empieza de apoco para sacar al músculo imaginativo de la mente todo su rendimiento. También conviene tener en cuenta algunas consideraciones que evitaran caer en estados no deseados.

El potencial de la mente es inescrutable... Me gusta lo que dicen algunos que exponen como el pensamiento crea la realidad.

El lenguaje

El lenguaje es importante en la descripción de la realidad. Controlando el lenguaje podemos cambiar la experiencia que vivimos.

Hablarse a si mismo/a y a los demás implica una forma de pensar las cosas y eso afecta a como las vivimos.

El sentimiento

El proceso de visualización nos llevará a realizar cambios positivos en emociones y sentimientos que nos adaptan al mundo exterior. También tendremos en cuenta en reconocer el programa (reacción-sentieminto-pensamiento) no deseado para desapegarnos y crear o visualizar lo que sí deseamos.

Podría pasar que se hagan más notables estados no deseados por eso se requiere disciplina, entrenamiento y enfocarse en los estados imaginados deseados. De la imaginación a la experiencia es cuestión de paciencia...


Una forma de visualizar.

ESCOGE UN TEMA

  • Imaginar que se sientes como se desea sentir en relación a ese tema.
  • También se puedes imaginar  viviendo la experiencia deseada.
  • Si es solucionar una situación complicada ¿cómo sería con el tema solucionado?

Algunas reglas a tener en cuenta: aquello que se imagina es válido, eficaz y bueno para ti, es benevolente y tiene que ver uno mismo (no se trata de modificar otras personas o cambiar lo de "afuera"). Puede que el mundo exterior no se pueda cambiar pero sí podemos cambiar como reaccionamos.

Para visualizar va bien crear un estado profundo de relajación que nos permite enfocar la atención para seleccionar la información que queremos trabajar.

Seguiremos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.